miércoles, 20 de noviembre de 2013

Memoria inventada del polo

Os dejo con el relato que esta semana presenté al Concurso Relatos en Cadena. Ahora que llega el frío, parece que encuentro inspiración en parajes polares… ¡Que lo disfrutéis!



-Papá, ¿tú no tienes frío? –preguntó la niña.

-Hubo un tiempo en que sí, hija, cuando aún no conocía el secreto de los esquimales.

Una ráfaga de copos de nieve le inundó los ojos y, al seguir hablando, pareció llorar por momentos lágrimas escarchadas.

-Yo creía que los esquimales vivían en el hielo.

-No todos. Algunos salieron en busca del sol.

-¿Y lo encontraron?

En aquel momento, el cielo se tornó blanquecino. No sabía qué contestar.

-El sol los encontró a ellos. Ahora son felices.

La niña sonrió al escucharle. Aunque él no se daba cuenta, se formaban iglús en sus pupilas cuando mentía.